Bombazos / Fondo Hnos. Mayo / AGN


El manual de Nazar Haro

Nazar Haro, quien había fungido como el principal cerebro y operador de la contrainsurgencia, concibió y materializó La Brigada Blanca. Propuso seleccionar a elementos de siete corporaciones policiaco militares para crear la Brigada Especial Antiguerrillas (BEA). Esta tendría como tarea exterminar a los movimientos armados, principalmente a su enemiga acérrima, la Liga Comunista 23 de septiembre. Sus víctimas los acusarán de llevar a cabo “técnicas” que variarán entre golpizas brutales, el pocito y los toques eléctricos. Dejar, por días, colgadas a las personas de los pulgares o de las manos, o maniatadas y vendadas o sin agua ni alimento. Y de recurrir al método psicológico del policía bueno y el policía malo. El método consistía en que, luego de una sesión de tortura, entrara en acción un policía que finge compadecerse del militante para así ablandarlo y sacarle información. También los acusarán de realizar ejecuciones y desapariciones forzadas. El manoseo sexual será un método de tortura frecuente contra las prisioneras. Sin ropa, las hacen caminar entre dos filas de agentes que las acarician con lascivia mientras les gritan vejaciones. También son comunes en el caso de ellas “el pocito” y los toques eléctricos en senos y vulva. Las violaciones no son una práctica sistemática. Diferentes versiones señalan las estrictitas indicaciones de Nazar Haro para no realizarlas, supuestamente, para evitar que sus agentes se pudieran involucrar sentimentalmente con las detenidas…


2 3

Y finalmente vino el llamado “proceso de rectificación” al interior de la Liga. Este había empezado tras la caida del dirigente Ignacio Salas Obregón. Procedía tanto de algunos militantes que estaban en prisión, como de otros que estaban en la calle. Inicio bajo la premisa de “cuestionarlo todo” y asi para esta militancia crítica se fueron derrumbando mitos sobre la organización.
Un grupo se escindió y se planteó la necesidad de promover la organización democrática y luchar internamente por reconquistar los sindicatos para la causa real de los trabajadores; se eliminó el odio contra el “pequeño burgués”, contra los reformistas y la izquierda tradicional. El grupo disidente se dio a la tarea de volantear su nueva posición y en una de estas acciones de propaganda fue atacada por la policía con un saldo de varios muertos: “o se acentuaba la capacidad armada o, de plano, se dejaban las armas y se hacía un trabajo abierto y legal. En septiembre de 1975 este grupo se escinde y cuelga las armas.
En junio de 1976 se da otra escisión, desde el penal de Topochico se redactó este documento dirigido a Valentín Campa, que se publicó en Opinión:

La Liga Comunista 23 de septiembre no existe más. Sucumbió bajo el efecto combinado de los golpes de la represión y de la exacerbación de sus contradicciones internas. Lo que hoy aparece aquí y allá no son sino restos del naufragio…

En el Madera de julio publica una respuesta:

… Es el grito abierto de ex militantes, renegados de la revolución comunista, es su cínica confesión sobre su posición de renegados del marxismo, su pronunciamiento claro de que se han convertido en traidores del movimiento revolucionario y han abrazado la lucha por defender la dominación burguesa.

La Liga considera a Gustavo Hirales como el principal traidor y aunque plantea su ajusticiamiento y el de los demás ex militantes del grupo, finalmente no realiza ninguna ejecución.
El 4 de julio López Portillo gana la presidencia. Echeverría aprovecha el frenesí mediático y consuma el cierre de Excélsior dirigido por Julio Scherer, uno de los medios más críticos con su gobierno.
La Liga sigue con la intención de liberar a sus militantes y ahora apunta hacia el Campo Militar Número Uno. Se descarta hacer una acción militar contra la principal plaza castrense del país. Se decide en cambio secuestrar a Margarita López Portillo, hermana del recién electo presidente.
El intento de secuestro, realizado el 11 de agosto de 1976, es frustrado por los guardias de Margarita. En el fuego cruzado cae el dirigente de la Brigada Roja, David Jiménez Sarmiento. La 23 queda de nuevo descabezada. A fin del mes son aprehendidos más de 20 militantes en una casa de seguridad. Las autoridades policiacas claman a los cuatro vientos que la 23 ha quedado totalmente desmembrada.


Glockner y Rivera

El 5 de noviembre de 1976 se vuelve a saber de las FLN, replegadas en la selva Lacandona. Dos ex militantes son ejecutados en la colonia Roma: Napoleón Glockner y Nora Rivera. Según la versión policiaca fueron interceptados por una combi VW en las calles de Bajío y Manzanillo. A él lo balearon en plena calle. A la mujer la subieron y tras ser victimada, abandonaron el cadáver. Una de las versiones apunta a que se trató de un ajusticiamiento de las FLN contra la pareja que había sido detenida en Monterrey, en febrero de 1974 y por la que había caído la casa de seguridad de Nepantla, La casa grande.
El médico forense informó que el cuerpo de Napoleón recibió 8 disparos. Siete de estos en la cabeza y en el cuello. A Nora que estaba embarazada, le dispararon en la cabeza y fue estrangulada con un cordón de persiana.
No trasciende a la prensa, pero cuando Minerva, hermana de Napoleón fue a identificar el cadáver, descubrió marcas de golpes y quemaduras de cigarros en diferentes partes del cuerpo. La otra versión, formulada por Fernando Yáñez, es que ellos fueron traidores y colaboraron con la policía. Y fue la Brigada Blanca quien los ejecutó cuando ya no les fueron de utilidad.


JoLoPo

El 1 de diciembre de 1976, López Portillo toma posesión como presidente.
Ratifica a Fernando Gutiérrez Barrios como subsecretario de Gobernación. Javier García Paniagua toma posesión de la Dirección Federal de Seguridad, y ratifica a Nazar Haro en la subdirección.
Mientras tanto el comité de familiares de presos y ex presos políticos tenía logros trascendentes. Realizaron una lista con el nombre, el número de proceso y especificaciones de cada caso, como prueba de que había presos políticos. Se publica en la recién estrenada Proceso. La información es reveladora, pues en la mayoría de los casos no recibían aun sentencia y algunos jóvenes ya llevaban seis años en prisión.
Diez días después el gobierno anuncia el desistimiento de las acusaciones de asociación delictuosa, conspiración, invitación a la rebelión y acopio de armas contra 67 hombres y mujeres de grupos armados.
Julio Villarreal publica en La Prensa una nota donde pone en evidencia a la PGR, mencionando que en la lista había militantes muertos, a los que poco les servía el retiro de los cargos. David Jiménez Sarmiento, Tomás Lizarraga, Ignacio Olivares y algunos desaparecidos como César Yañez.
La Liga realiza otro secuestro el 29 de marzo. El industrial Antonio Fernández, presidente del consejo de la cervecería Modelo. Demandan un rescate millonario, la reinstalación de 133 trabajadores recién despedidos, el pago de jubilación a 92 extrabajadores y la publicación de una proclama. Las demandas son cumplidas por la cervecería Modelo.
Días después Jesús Reyes Heroles, secretario de Gobernación, anuncia la reforma política que permitiría a las fuerzas de izquierda participar en la lucha electoral.
Dos semanas después, el jefe policiaco Arturo Durazo dijo a Excelsior la manera de proceder de las fuerzas armadas contra la guerrilla: “Todos los policías estamos obligados a reprimir estos actos de violencia, sin tibiezas ni contemplaciones. Yo en lo personal ofrendaría mi vida con mucho gusto por México. La tibieza ya se acabó. Esta es una lucha a muerte”.
En el verano la Liga ajusticia al profesor preparatoriano Alfonso Peralta Reyes por haber puesto en evidencia a una de sus militantes en la escuela. Las bajas por muerte o captura aumentan en Guadalajara, Sinaloa, Cuernavaca y la Ciudad de México. Caen casas de seguridad en las colonias Avante, Narvarte y Reforma Iztaccíhuatl.
Nadando a contra corriente el comité de familiares de presos y expresos políticos, consigue algo inédito. Una entrevista presidencial. El 19 de abril se reúnen con López Portillo le piden abrir las cárceles clandestinas, el cese de la represión y la amnistía referida. El preciso guardó silencio en torno a las dos primeras exigencias, pero confirma su disposición a conceder la amnistía a acusados de subversión, esto sumado a la reforma política que da cauce a la izquierda disidente, daría como resultado la neutralización de cualquier actuación radical futura. Sin embargo advirtió “yo no respondo por aquellos que actúen fuera de la legalidad”.
En Oaxaca un conflicto universitario, desata la violencia.
En su primer informe de gobierno, López Portillo anuncia el proyecto de ley sobre Organizaciones Políticas y Procesos Electorales (LOPPE): “Queremos hacer comprender que disidencia no es sinónimo de violencia; que la oposición no debe asociarse al delito”.
Amnistía Internacional estima que 200 personas están recluidas en cárceles clandestinas y particularmente en el Campo Militar Número Uno.
Llega 1978, apenas el 4 de enero la Liga sufre dos enfrentamientos en la capital mexicana. Padece más bajas y es aprehendida, la Susan responsable militar de la organización.
Las madres encabezadas por Rosario Ibarra de Piedra anuncian que realizarán una huelga de hambre para exigir la presentación de la mujeres y hombres desaparecidos. Las agrupaciones políticas y los partidos toman su distancia. Las consideran osadas. La policía estaba pendiente, nadie sabía donde sería la huelga de hambre. Las señoras se reúnen en casa de Rosario y salen supuestamente rumbo a la secretaría de Gobernación, la policía las iba siguiendo disfrazados de periodistas, en eso Rosario pregunta “¿quieren que las lleve antes a rezar?” Las llevó a la catedral, ahí era la cita, pero muy pocas lo sabían. A las once junto al altar del perdón sacan un manta que dice “LOS ENCONTRAREMOS”.
Reyes Heroles y Gutierrez Barrios las llaman a negociar, los soldados las rondan día y noche. Pero las mujeres siguen con el plantón. Entonces viene el chantaje. Gutierrez Barrios les señala una pila de papeles en su escritorio y les dice: “Estos son los expedientes de sus hijos, si se retiran sabrán de sus seres queridos durante el informe de gobierno”. No se retiran.
Un día antes del informe, las ocho columnas de los principales diarios difunde el secuestro y la muerte de Hugo Margáin Charles director del instituto de Investigaciones Filosóficas de la UNAM e hijo del embajador de México en EUA. Fue la Liga. Se dice que al tratar de someter a la víctima, una bala se disparó accidentalmente contra e muslo, provocándole una hemorragia que le causó la muerte. Es como una estocada a la huelga de hambre de las mujeres.
El mismo día del informe algunos pretenden detener el anuncio de la ley de amnistía. “México necesita justicia y no disimulo” “El presidente no debe cometer el error hoy de dictar una ley de amnistía”. Nada hace desistir al presidente. Propone la ley. De las desapariciones, no dice nada.
El 28 de septiembre de 1978 se publica la ley:

Se decreta amnistía a favor de todas aquellas personas en contra de quienes se haya ejercido acción penal, ante los tribunales de la Federación o del Distrito Federal en materia de fuero común, hasta la fecha de entrada en vigor de la presente ley, por los delitos de sedición, o porque hayan invitado, instigado o incitado a la rebelión, o por conspiración u otros delitos cometidos formando parte de los grupos impulsados por móviles políticos con el propósito de alterar la vida institucional del país, que no sean contra la vida, la integridad corporal, terrorismo o secuestro.




Finales de los ’70s

En 1979 las actividades de la organizaciones armadas van en declive. Las FRAP, las FLN, y la UP están replegadas. El PPUA reciente la muerte de el Güero Medrano el 26 de marzo de 1979 y es desarticulado. La liga se desgarra cada día más.
El 28 de marzo secuestra a la hija del empresario Javier Pérez Olgaray. Mónica tiene 15 años. El rescate de 50 millones de pesos se lo queda el jefe de la policía Durazo Moreno. La situación es delicada, el padre está desesperado y la policía guarda silencio. Se decide. Mónica será liberada sin haber recibido el recate.
La llegada de Mónica a su casa, el 3 de abril, es cubierta con un gran despliegue. El Universal publica las declaraciones de la niña: “Son gente muy decente, me daban de comer lo que yo quería y hasta chistes me contaban.”

Apenas seis días después la dirigencia del MAR es detenida. La madrugada del 9 de abril a punta de balazos La Brigada Blanca arranca de su casa en Torreón a Humberto Zazueta, a su esposa Bertha de 20 años y a su hija Tania.
Bertha que no era militante del MAR, es confundida y aterrada. Busca proteger a su pequeña: “Ahorita vas a hablar cabrón, tráiganme a su vieja.”

Me levantaron me quitaron el trapo de la cabeza y me obligaron a desnudarme por completo. Luego me llevaron en presencia de mi esposo, él estaba también desnudo y le estaban dando toques en los testículos. Me tiraron al suelo, me golpearon y me levantaron de los pechos estirándome de los pezones.

A Bertha le insertan un tubo de metal en la vagina y amenazan con meterle una rata viva. Le aplican descargas eléctricas en la vulva y en los senos. Las torturas se realizan en presencia de la niña, a ella también le dan toques eléctricos.
El jefe de la policía judicial de Coahuila, decide quedarse con la niña, sus padres son trasladados al Campo Militar Número Uno. Aquí las víctimas pueden padecer, golpizas, el pocito; pueden arrancarles las uñas, colgarles de los pulgares, el tehuacanazo, a los hombre se les ata un hilo a los testículos y se les deja en cuclillas largo rato de manera tal que si se mueven pueden quedar castrados.
En la celda subterránea en la que metieron a Humberto solo hay un excusado desprovisto de tanque de agua. De ahí se toma agua, se baña y lava los trastes de la comida.

López Portillo escribe en sus memorias sobre estos días, del 16 de abril:

Velero, hermoso ejercicio del viento y del mar. El tiempo se desliza como el uno en el otro. Transcurre como una caricia. ¡Magnifico! Después tenis, golf, pesca, más vela, más tenis y así tres días hermosos y fugaces.

A los tres mese liberan a cuatro mujeres, que ahí estaban, incluyendo a Bertha. Se hacen por primera vez públicos los suplicios del Campo Militar, a través del Universal. Tiempo después logra rescatar a su hija Tania de manos del jefe policiaco, con la ayuda del comité.

El 28 de agosto, mientras el comité encabezado por Rosario Ibarra realiza un mitin, llegan a Palacio Nacional un grupo de guerrilleros pertenecientes al Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) de Nicaragua. Son recibidos por López Portillo, cuyo gobierno, de manera velada, había apoyado con 2 millones de dólares al grupo para lograr el derrocamiento de Anastasio Somoza.
El 10 de diciembre el comité organiza otra marcha en la que participan más de veinte mil personas. Nace el Frente Nacional contra la Represión, por las Libertades Democráticas y la Solidaridad, integrado por 54 organizaciones magisteriales, sindicales, culturales, educativas, feministas y de partidos políticos. Exige la presentación de las víctimas de desaparición forzada, la abolición de la tortura, la disolución de los cuerpos policíacos anticonstitucionales, el cumplimiento de la amnistía, la supresión de las cárceles clandestinas y el cese de la persecución a la disidencia política.
La tremenda presión genera un hecho extraordinario. Se abren las puertas del Campo Militar Número Uno. Algunos presos fueron abandonados en diferentes puntos de la carretera México-Toluca y de otros no se volvió a saber nada.
En 1979 el PCM obtiene su registro.
Muchos ex militantes de organizaciones armada, se integran a la militancia partidista y otros se unen a Corriente Socialista, organización pacífica, que nace de una escisión de la Liga.
En 1982 el PRT, de línea trotskista, lanza a Rosario Ibarra como la primera mujer candidata a la presidencia de México.

Aunque muchos hombres y mujeres no dejaron las armas y buscaron seguir acumulando fuerzas.

Resumenes del libro México Armado. 1943-1981 de Laura Castellanos. Editorial ERA.