Finales de los ’70s

En 1979 las actividades de la organizaciones armadas van en declive. Las FRAP, las FLN, y la UP están replegadas. El PPUA reciente la muerte de el Güero Medrano el 26 de marzo de 1979 y es desarticulado. La liga se desgarra cada día más.
El 28 de marzo secuestra a la hija del empresario Javier Pérez Olgaray. Mónica tiene 15 años. El rescate de 50 millones de pesos se lo queda el jefe de la policía Durazo Moreno. La situación es delicada, el padre está desesperado y la policía guarda silencio. Se decide. Mónica será liberada sin haber recibido el recate.
La llegada de Mónica a su casa, el 3 de abril, es cubierta con un gran despliegue. El Universal publica las declaraciones de la niña: “Son gente muy decente, me daban de comer lo que yo quería y hasta chistes me contaban.”

Apenas seis días después la dirigencia del MAR es detenida. La madrugada del 9 de abril a punta de balazos La Brigada Blanca arranca de su casa en Torreón a Humberto Zazueta, a su esposa Bertha de 20 años y a su hija Tania.
Bertha que no era militante del MAR, es confundida y aterrada. Busca proteger a su pequeña: “Ahorita vas a hablar cabrón, tráiganme a su vieja.”

Me levantaron me quitaron el trapo de la cabeza y me obligaron a desnudarme por completo. Luego me llevaron en presencia de mi esposo, él estaba también desnudo y le estaban dando toques en los testículos. Me tiraron al suelo, me golpearon y me levantaron de los pechos estirándome de los pezones.

A Bertha le insertan un tubo de metal en la vagina y amenazan con meterle una rata viva. Le aplican descargas eléctricas en la vulva y en los senos. Las torturas se realizan en presencia de la niña, a ella también le dan toques eléctricos.
El jefe de la policía judicial de Coahuila, decide quedarse con la niña, sus padres son trasladados al Campo Militar Número Uno. Aquí las víctimas pueden padecer, golpizas, el pocito; pueden arrancarles las uñas, colgarles de los pulgares, el tehuacanazo, a los hombre se les ata un hilo a los testículos y se les deja en cuclillas largo rato de manera tal que si se mueven pueden quedar castrados.
En la celda subterránea en la que metieron a Humberto solo hay un excusado desprovisto de tanque de agua. De ahí se toma agua, se baña y lava los trastes de la comida.

López Portillo escribe en sus memorias sobre estos días, del 16 de abril:

Velero, hermoso ejercicio del viento y del mar. El tiempo se desliza como el uno en el otro. Transcurre como una caricia. ¡Magnifico! Después tenis, golf, pesca, más vela, más tenis y así tres días hermosos y fugaces.

A los tres mese liberan a cuatro mujeres, que ahí estaban, incluyendo a Bertha. Se hacen por primera vez públicos los suplicios del Campo Militar, a través del Universal. Tiempo después logra rescatar a su hija Tania de manos del jefe policiaco, con la ayuda del comité.

El 28 de agosto, mientras el comité encabezado por Rosario Ibarra realiza un mitin, llegan a Palacio Nacional un grupo de guerrilleros pertenecientes al Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) de Nicaragua. Son recibidos por López Portillo, cuyo gobierno, de manera velada, había apoyado con 2 millones de dólares al grupo para lograr el derrocamiento de Anastasio Somoza.
El 10 de diciembre el comité organiza otra marcha en la que participan más de veinte mil personas. Nace el Frente Nacional contra la Represión, por las Libertades Democráticas y la Solidaridad, integrado por 54 organizaciones magisteriales, sindicales, culturales, educativas, feministas y de partidos políticos. Exige la presentación de las víctimas de desaparición forzada, la abolición de la tortura, la disolución de los cuerpos policíacos anticonstitucionales, el cumplimiento de la amnistía, la supresión de las cárceles clandestinas y el cese de la persecución a la disidencia política.
La tremenda presión genera un hecho extraordinario. Se abren las puertas del Campo Militar Número Uno. Algunos presos fueron abandonados en diferentes puntos de la carretera México-Toluca y de otros no se volvió a saber nada.
En 1979 el PCM obtiene su registro.
Muchos ex militantes de organizaciones armada, se integran a la militancia partidista y otros se unen a Corriente Socialista, organización pacífica, que nace de una escisión de la Liga.
En 1982 el PRT, de línea trotskista, lanza a Rosario Ibarra como la primera mujer candidata a la presidencia de México.

Aunque muchos hombres y mujeres no dejaron las armas y buscaron seguir acumulando fuerzas.

Resumenes del libro México Armado. 1943-1981 de Laura Castellanos. Editorial ERA.

Advertisements


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s