2 3

Y finalmente vino el llamado “proceso de rectificación” al interior de la Liga. Este había empezado tras la caida del dirigente Ignacio Salas Obregón. Procedía tanto de algunos militantes que estaban en prisión, como de otros que estaban en la calle. Inicio bajo la premisa de “cuestionarlo todo” y asi para esta militancia crítica se fueron derrumbando mitos sobre la organización.
Un grupo se escindió y se planteó la necesidad de promover la organización democrática y luchar internamente por reconquistar los sindicatos para la causa real de los trabajadores; se eliminó el odio contra el “pequeño burgués”, contra los reformistas y la izquierda tradicional. El grupo disidente se dio a la tarea de volantear su nueva posición y en una de estas acciones de propaganda fue atacada por la policía con un saldo de varios muertos: “o se acentuaba la capacidad armada o, de plano, se dejaban las armas y se hacía un trabajo abierto y legal. En septiembre de 1975 este grupo se escinde y cuelga las armas.
En junio de 1976 se da otra escisión, desde el penal de Topochico se redactó este documento dirigido a Valentín Campa, que se publicó en Opinión:

La Liga Comunista 23 de septiembre no existe más. Sucumbió bajo el efecto combinado de los golpes de la represión y de la exacerbación de sus contradicciones internas. Lo que hoy aparece aquí y allá no son sino restos del naufragio…

En el Madera de julio publica una respuesta:

… Es el grito abierto de ex militantes, renegados de la revolución comunista, es su cínica confesión sobre su posición de renegados del marxismo, su pronunciamiento claro de que se han convertido en traidores del movimiento revolucionario y han abrazado la lucha por defender la dominación burguesa.

La Liga considera a Gustavo Hirales como el principal traidor y aunque plantea su ajusticiamiento y el de los demás ex militantes del grupo, finalmente no realiza ninguna ejecución.
El 4 de julio López Portillo gana la presidencia. Echeverría aprovecha el frenesí mediático y consuma el cierre de Excélsior dirigido por Julio Scherer, uno de los medios más críticos con su gobierno.
La Liga sigue con la intención de liberar a sus militantes y ahora apunta hacia el Campo Militar Número Uno. Se descarta hacer una acción militar contra la principal plaza castrense del país. Se decide en cambio secuestrar a Margarita López Portillo, hermana del recién electo presidente.
El intento de secuestro, realizado el 11 de agosto de 1976, es frustrado por los guardias de Margarita. En el fuego cruzado cae el dirigente de la Brigada Roja, David Jiménez Sarmiento. La 23 queda de nuevo descabezada. A fin del mes son aprehendidos más de 20 militantes en una casa de seguridad. Las autoridades policiacas claman a los cuatro vientos que la 23 ha quedado totalmente desmembrada.

Advertisements


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s