Las FLN

La dirección federal de seguridad había ido deshaciendo la red de organizaciones armadas activas. Pero una en particular no encajaba con las demás. No tienen relación con otras organizaciones y no siguen sus métodos.
El núcleo original provenía de cinco jóvenes regiomontanos encabezados por César Germán Yáñez Muñoz que en asociación con el periodista Mario Menéndez, director de la revista ¿Por qué? comenzaron una organización que se entrenaba en la selva Lacandona, sin embargo las condiciones económicas volvieron insostenible el proyecto y Mario desistió. Cesar Germán junto con otros compañeros del frustrado grupo fundaron las FLN el 6 de agosto de 1969. Así decidieron emprender la revolución en ese territorio aislado que acababan de conocer. Bajo la consigna de no manifestar su inconformidad sino apropiarse de la ajena. Durante los siguientes 5 años tejieron una red de simpatizantes, colaboradores y militantes en Tabasco, Puebla, Estado de México, Chiapas, Veracruz y Nuevo León.
El financiamiento era a base de cuotas de la militancia y los que entraban de tiempo completo a la organización cedían sus pertenencias. Las armas se usarían como instrumento de defensa y no para sacudir la conciencia popular. Eran rechazadas las expropiaciones y los secuestros…
La casa de seguridad de Nepantla, Estado de México, era conocida como La casa grande, principal punto de reunión y abastecimiento de alimentos y medicinas de los compañeros en los estados…
“La casa era más o menos grande. Tenía un terreno mediano y había gallinas, conejos, que mandábamos a otros compañeros de la organización para que comieran. Si uno pensaba en la expectativa de venir de tan lejos, rompiendo con tantas cosas, dejando atrás tantos amores y nostalgias para llegar a una casa en donde no conocía a nadie, y en donde me ponen a labrar la tierra y a criar animales cuando antes estaba estudiando una carrera universitaria, el asunto no podía ser más desolador, deprimente. Pero nos enseñaban a revalorar el trabajo manual, domestico, campesino.”
La disciplina era férrea en las tareas cotidianas. Se vigilaba que hasta la manera de cocinar los frijoles, se hiciera de acuerdo con las indicaciones. Si se olvidaba de cuidar el agua o ponerle sal a la olla, ¿cómo podría asumir la responsabilidad de un combate donde estaba en riesgo su vida y la de los demás? Las relaciones amorosas y las separaciones entre hombres y mujeres debían ser autorizadas por la dirección de las FLN, no había sexo “por la libre”. Si un hombre y una mujer se gustaban “se tenían que casar”  y en caso de separación tenía que haber “bien fundamentadas razones para hacerlo”.

El 14 de febrero (1974), ocurrió el enfrentamiento policiaco–militar. Casi seis horas duró el ataque en el que se usaron granadas, morteros y ametralladoras. Parte de el grupo de jóvenes estaba replegado en una habitación, a oscuras, cada uno con su pistola. Y cuando los disparos cesaron, Salvador tomó una carabina y ordenó que había que romper el cerco… “Dábamos la vuelta a la casa por atrás, cuando nos ubicaron. Nos tiramos al suelo protegiéndonos en los desniveles del terreno ahí nos mataron a los primeros cuatro. Yo me separé y me fui arrastrando con Manolo y Martín que venían atrás. Resistimos unas horas más y luego en un nuevo intento por salir por el otro lado, Manolo fue herido y lo remataron después. Martín y yo logramos salir por el otro lado, pero había que saltar una barda, el perdió el equilibrio y el arma. La tropa lo apuntaba conminándome a entregarme; pensé que sería peor, pero aun así salté y nos detuvieron”.
Mueren Carmen Ponce, Dení Prieto, Anselmo Ríos y Mario Sánchez Alfredo Zarate y son detenidos diecisiete integrantes de la organización. El descubrimiento de La casa grande se hizo un día después de la aprehensión de Napoleón Glockner y Nora Rivera en Monterrey. El grupo sufre un par enfrentamientos más en 1975 y se queda al mando Fernando Yañez, hermano menor de César Germán, con la responsabilidad de abrir de nuevo la ruta para entrar a la selva Lacandona: así lo hace.

Resumenes del libro México Armado. 1943-1981 de Laura Castellanos. Editorial ERA.

Advertisements


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s