23/9/1965

Trece jóvenes que, sin el apoyo de dos grupos que esperaron en vano, está a punto de echar a andar su plan… realizar un asalto relámpago para obtener armamento, tomar la población, expropiar el banco local y transmitir un mensaje revolucionario a través de la radioemisora local para internarse de nuevo en la majestuosa sierra chihuahuense.
La acción era parte de las tácticas militares recomendadas por el manual guerra de guerrillas de Ernesto Che Guevara. El grupo de estudiantes normalistas, maestros y campesinos se lanzaba a un ataque suicida que buscaba sorprender a 120 militares. Estaban decididos, ese 23 de septiembre irrumpirían en el cuartel de la población rural Madera, municipio del mismo nombre al suroeste de Chihuahua.

Quince días antes los guerrilleros habían dirigido una advertencia al gobernador a través del periódico local “Índice“.

Nos hemos levantado en armas para hacer frente a los cacicazgos, como el de José Ibarra y Tomás Vega, una vez que agotamos los medios legales sin fruto alguno, una vez que nuestros esfuerzos fracasaron en virtud del apoyo incondicional que el gobierno del estado proporciona a los caciques que por décadas se han dedicado impunemente a explotar como bestias a los campesinos, a humillarlos, a asesinarlos, a quemarles sus ranchos, robarles su ganado y violar a sus mujeres.
Hemos declarado varias veces que estamos dispuestos a dejar las armas a condición de que se someta al orden y a la ley a los caciques, como Ibarra, y se repartan las tierras que mediante despojos y asesinatos han acaparado. La respuesta suya ha sido mandar más de dos mil soldados a liquidarnos y armar bandas de conocidos asesinos que nos persigan con saña.
Hemos dicho y lo repetimos… No queremos matar soldados, nada tenemos contra ellos siempre y cuando respeten a las familias. Los consideramos explotados de clase pobre que están al servicio únicamente por necesidad, teniendo que soportar el despotismo y los abusos de sus superiores. Nuestra lucha no va dirigida al ejército sino contra los caciques.
Usted con sus torpezas y sus caprichos ha agravado todos los males del estado, le hemos pedido que reconozca su incapacidad y renuncie y salga del estado que tan mal ha servido. Se lo repetimos ahora… renuncie y váyase o lo sacaremos a la fuerza cueste lo que cueste y corra la sangre que corra.

Sierra de Chihuahua, Arturo Gamiz y Salomón Gaytan.

Chihuahua, el estado más grande del país, era donde se asentaban en 1963 algunos de los latifundios más extensos de México. Estos enormes latifundios se habían logrado por las doscientas concesiones federales, que permitieron que las tierras fueran usadas para ganadería (se calcula que cada cabeza de ganado disponía de 45 hectáreas) y no para la agricultura. Con lo cual, según Arturo Gamiz en La voz de Chihuahua, 50 mil hombres estaban sin tierra y 400 solicitudes para crear nuevos centros de población permanecían en tramite desde hacía dos décadas.
La compañía más privilegiada era Bosques de Chihuahua a la que se le atribuían 1.2 millones de hectáreas. El decreto que protegía a dicha empresa convirtió en usurpadores a los campesinos habitantes de esas tierras. Fueron sacados de sus casas, detenidos y en muchos casos torturados y asesinados.
Poco tiempo atrás el joven Arturo Gámiz llegó como maestro al poblado de Dolores, que carecía de maestro desde hacía tres décadas… los caciques habían dividido con una cerca a la población , dinamitaron la pila de agua para usarla como corral de ganado, convirtieron el viejo local de la escuela en caballeriza, y se apropiaron de la huerta comunal para engordar a sus animales. Todo esto con la autorización de Leonardo Olivas, impuesto por los Ibarra como autoridad local diecinueve años atrás.
La llegada de Gamíz alteró el paisaje en la comunidad, comenzó a dar clases en la plaza, organizó unas elecciones para elegir nueva autoridad, se alentaron las actividades deportivas y se acordó luchar por la creación del ejido. La reacción de los caciques no se hizo esperar. Apresaron a Gamiz y comenzaron a colgar a campesinos de los árboles para que rebelaran información sobre los inconformes, tan solo en Dolores colgaron a siete.
Las pasiones de la izquierda habían sido atizadas a partir de 1959 por la victoria de la revolución cubana. El mundo entero constataba con sorpresa cómo un grupo de jóvenes había encabezado una lucha armada para tomar el poder e instaurar una sociedad socialista en plena guerra fría.
Con ese impulso de entusiasmo se formó en México en 1961 el movimiento de liberación nacional MLN, de carácter pacífico y antiimperialista que logró aglutinar a intelectuales, luchadores y a la izquierda en su conjunto.
López Mateos al sentir el crecimiento de la “Amenaza roja“ dispersa el segundo mitin del movimiento con bombas de gas y granaderos. La jerarquía católica organizaba un mitin anticomunista en la basílica de Guadalupe donde hicieron escuchar su consigna… ¡Cristianismo si! ¡Comunismo no!.
Por todo el país comenzaron a darse brotes insurreccionales. El encarcelamiento de Arturo y la actuación impune de los caciques llevaron a Salomón Gaytan y a un grupo de aliados, a hacerse justicia por su mano. Primero volaron un puente de la familia Ibarra. Luego ajusticiaron a Florentino Ibarra. Chihuahua parecía ser el territorio ideal para la revolución y la exacerbación de la zona rural lo confirmaba.
En cuanto Arturo es liberado se vuelve a la clandestinidad.
En 1965 Pablo Gómez, que había sido líder del PPS y de la UGOCM, decide sumarse a la organización subversiva. El liderazgo político queda entre él y Arturo Gámiz, mientras Salomón Gaytán será considerado el experto en acciones armadas.

“No todos han de lanzarse a la revolución, pero alguien tiene que empezar“
Pablo Gómez

Las últimas acciones que trascendieron antes de el ataque al cuartel de Madera sucedieron en mayo de 1965. Al cacique Emilio Rascón lo enjuiciaron públicamente en Dolores y lo hicieron firmar un cheque de 600 pesos en beneficio de la escuela. Luego destruyeron la fábrica de licor de Roberto Jiménez, acusado de asesinar a una joven, repartieron la producción entre los obreros , quemaron las listas de deudores y se enfrentaron contra una partida militar, liberando a los soldados después de desarmarlos.
Al mes siguiente el grupo viajo a la ciudad de México para ser entrenado por un turbio personaje, al que se le acusa de haber filtrado la información sobre los planes de tomar el cuartel de Madera. Se trata del ex capitán del ejército Lorenzo Cárdenas Barajas, atlético, bien parecido, que a sus cuarenta y cinco años aseguraba ya estar retirado de la institución castrense. El hombre de carácter abierto y carismático presumía haber entrenado a Fidel Castro durante su visita a México. Por su casa ubicada en División del Norte y Churubusco pasaron casi todos los grupos en formación guerrillera de la época para recibir apoyo económico, armas o la promesa de entrenamiento. Todos fueron disueltos.
El grupo entrenó durante cuatro meses y al término de la preparación militar se planeó el operativo contra el cuartel militar para septiembre.
En el plan original de la toma del cuartel Madera participarían 31 personas coordinadas en tres grupos. De estos el comandado por Salvador Gaytán, traía el grueso del armamento , pero no llegó porque sus hombres no pudieron cruzar los ríos crecidos por las lluvias. El segundo grupo tampoco logró hacer el contacto. El único grupo que participó fue en el que se encontraban los principales líderes Arturo, Salomón y Pablo.
Los guerrilleros toman posiciones cautelosos. Uno de ellos se queda en el camión, en la retaguardia, mientras los demás se reparten en los cuatro puntos cardinales. Al menor de edad lo colocan en el sitio más lejano y seguro. Cuatro se ubican en la Casa Redonda, donde había una oficina de la compañía maderera. Cuatro más son apostados en las afueras de la iglesia y la escuela mientras que lo restantes tres se acomodan en el terraplén de la vía del ferrocarril. De frente a unos 30 metros, éstos últimos tienen las barracas castrenses. A sus espaldas, una llanura de más de dos kilómetros los separa de la sierra devastada por Bosques de Chihuahua.
La tropa se alista para el desayuno. A las 5.45 de la mañana un grupo de militares sale formado de la barraca principal y cruzan la pequeña explanada. De pronto, de un momento a otro, en medio de la negrura que aún no se levanta, truena la balacera… los soldados, desconcertados de ponen pecho tierra… oyen gritar.

– ¡Ríndanse! ¡Están rodeados! ¡Ríndanse!

Los uniformados salen presurosos del interior de la barraca con las armas en la mano. Disparan a diestra y siniestra. L os echados al piso rápidamente se reincorporan al contraataque. Los minutos se precipitan y el sol comienza a amenazar. Las siluetas comienzan a hacerse visibles. Urge la retirada. El grupo guerrillero intenta resistir con desesperación. Arroja las bombas de fabricación casera, dispara sus rifles calibre 22, escopetas 30–06, fusiles de siete milímetros. El tiroteo se prolonga por hora y media. Cuando deciden replegarse ya no les es posible. El tronido de las descargas ahoga la orden de retirada. Otro grupo de soldados les tiende un cerco por detrás de la vía. Solo Guadalupe Escobel, Florencio Lugo, Ramón Mendoza, Francisco Ornelas y Matías Fernández logran huir. Los ocho guerrilleros restantes no logran huir. Uno a uno sus cuerpos caen sin vida en la tierra seca. Cesa el tiroteo. Los primeros rayos del sol tocan apenas los cadáveres aún tibios entre el reguero de casquillos. De los ocho muertos todos eran menores de 25 exceptuando a Pablo Gómez que ya rebasaba los treinta.
Cuando el gobernador fue informado del combate, declaró a la voz de Chihuahua que lo acontecido, podría haber sucedido en un baile o en una cantina.

Resumen del libro México Armado. 1943-1981 de Laura Castellanos. Editorial ERA.

Advertisements


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s